Archivos de la categoría yoga

Con el corazón más alto que todo

Hoy es un blog post muy especial de despedida. Cumplo un año de haber estado escribiendo para este espacio en La Curva de la Felicidad. Es un final de algo y el inicio de otro. Digo inicio, porque espero que de ahora en adelante me sigan en mi blog CómoComo.

FullSizeRender-520Quiero aprovechar esta última entrada para realmente compartir con ustedes mi enfoque hacia la salud y el bienestar, que es el mismo de CómoComo: no importa necesariamente qué vives, pero lo importante es cómo lo vives. No importa necesariamente lo que comes, sino cómo lo comes; no importa necesariamente con quién estas, pero sí importa cómo estas con esa persona, no importa lo que te hagan, sino cómo respondes a ello. Podemos vivir lo mismo, pero tener una experiencia muy distinta dependiendo de cómo está nuestra mente para recibir lo que estamos viviendo. Creo que la mejor manera de recibir la vida, los lugares, las personas y las situaciones en general, es manteniendo el corazón más alto que la cabeza. Es decir, vivir desde el corazón y dejar que el amor incondicional (primero hacia nosotros mismo) sea más fuerte que nuestros pensamientos. Hay que anclarnos y enraízarnos en el amor propio para ser amor y luego poder dar más amor al resto. 

FullSizeRender-517Date tú, quiérete tú, encuentra refugio en tu corazón sin esperar que el otro te dé el suyo. Crea tanto espacio adentro tuyo para quererte, que el querer al otro sucede naturalmente y sin tener que pedir nada a cambio. Nos equivocamos al pensar (y siempre acaba mal) cuando necesitamos que el otro nos dé lo que nosotros mismos no nos podemos dar.

Hay un dicho muy famoso que dice: “Levanta la cabeza princesa que se te cae la corona.”  Pero creo que antes de levantar la cabeza, hay que levantar el corazón para que éste pueda levantar la cabeza derecha y en su sitio; en su sitio de tranquilidad, paz y claridad para que nuestros pensamientos, acciones y palabras salgan de un lugar de amor. Vivir pensando que no queremos que se nos caiga la corona es vivir desde el ego; del ego que tiene miedo a perder su lugar.

Estamos acostumbrados a usar la cabeza demasiado para todo, a tal punto que nos hemos vuelto víctimas de nuestros pensamientos y nuestro estado emocional se agarra de la cabeza que gira, da saltos y que lamentablemente muchas veces simplemente cae de cabeza.FullSizeRender-518Por un momento les propongo dejar de lado a la cabeza neurótica que nos lleva de un lado a otro, de una duda a la otra y de un miedo al otro. Por un momento les propongo dejarla descansar y en vez levantar el pecho, para que el corazón nos guíe.

En el yoga existe la postura del pez o “Matsyasana”, que es muy fácil de hacer y los invito a todos a echarse en el suelo y probarla (demostración de la postura en las fotos abajo). El simple hecho de plantar la cabeza en el suelo y levantar el pecho, crea una forma externa que informa a la memoria emocional interna acerca de cómo deberíamos vivir y mirar el mundo: abriendo nuestro corazón.

FullSizeRender-522FullSizeRender-516 Matsyasana es una postura que induce a una actitud de conexión y apertura hacia la vida (“abre le corazón”) ya que en el plano espiritual, estimula principalmente el anahatan chakra o chakra del corazón ubicado en el centro del pecho. Esta postura además crea un efecto tranquilizante sobre el sistema nervioso.

Muchos maestros espirituales también dicen que nuestras manos son la extensión del corazón y son las que realmente hacen en nuestra vida. Hay que ser conscientes de cómo hacemos en esta vida, cómo tocamos, cómo palpamos y cómo manipulamos lo que la vida nos pone en frente.

FullSizeRender-514

Y con esto me despido de ustedes en este espacio y los espero en mi blog comocomo.pe/es (versión en castellano). Hasta pronto!

FullSizeRender-504

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Adaptar, camuflar, cambiar, evolucionar

En el post anterior les hable sobre los hongos adaptógenos que nos ayudan a adaptarnos a los cambios externos, pero creo que también es importante volvernos conscientes de adaptarnos a los cambios internos; a ejercitar nuestro temperamento para poder ser emocionalmente ágiles y flexibles.

final imp (23 de 71)

Estos días he tenido muy presente el tema del cambio ya que el viajar requiere de un gran poder adaptógeno. Por un lado están los cambios externos como la comida, las personas y el clima y por otro lado están los cambios internos que suceden independientemente a los cambios externos.

El cambio es lo más natural de nuestra naturaleza ya que somos seres emocionales y las emociones son fluidas y cambiantes. Es por esto que hay que crear espacio interior para permitir que las emociones se muevan: entren, salgan y se transformen adentro nuestro. Hay que sentirlas para luego soltarlas y darle espacio a lo siguiente, porque de lo contrario si nos quedamos aferrados a una sola manera de pensar o de sentir, perdemos nuestra habilidad de vivir cada momento con placer, espontaneidad y gracia. 

final imp (46 de 71)

No hay nada más liberador que saber que no estamos fijados a ninguna idea estática de nosotros mismos, sino que tenemos la flexibilidad interior para re-evaluar, re-dirigir, re-plantear y re-inventarnos siempre y a cada momento. Y no me refiero a re-invenciones extremas, ni a cambios radicales sino a aquellos cambios sutiles que podemos lograr en el día a día cuando por ejemplo,  nos sentimos enfadados o resentidos por algo que ha sucedido y sustituimos esos sentimientos por sus opuestos: la alegría y la gratitud. ¿Cómo? Hay que primero aceptar la reacción o emoción que se ha generado en nosotros mismos, soltarla y luego pensar lo opuesto. La flexibilidad adaptógena emocional es como un músculo que hay que ejercitar y practicar para que poco a poco se haga fuerte y se convierta en un hábito.

final imp (35 de 71)La evolución personal está muy relacionada a la flexibilidad de nuestro temperamento; en poder cambiar de un estado de ánimo a otro con facilidad sin quedarnos estancados o atrapados en ningún estado emocional en particular. Los niños son muy sabios y emocionalmente saludables en este sentido: pasan del llanto a la risa en un instante y no guardan resentimientos contra nadie ni nada; tienen una capacidad increíble para olvidar y volver al juego.

final imp (43 de 71)En la naturaleza pasa igual: nada es estático. Las plantas crecen, la hojas se caen y luego vuelven a florecer, las mareas suben y bajan, la luna se llena y desaparece, el viento sopla y las estaciones varían. Si pudiéramos fijarnos un poco más en la naturaleza cambiante del mundo natural, entenderíamos mejor nuestra propia naturaleza cambiante. Y así como nuestro temperamento, el cuerpo también pasa por cambios o mejor dicho atraviesa distintas etapas en relación a la comida. Hay que identificar y reconocer los ritmos de nuestro cuerpo-mente para apoyarnos a estar sanos y equilibrados.

final imp (42 de 71)

A continuación he definido siete etapas alimenticias:

  1. Fase de purificación: Etapa en la cual sentimos un instinto natural a deshacernos de lo extra, de lo que nos pesa. Hay unas ganas de limpiar y de renovarnos internamente. Normalmente nos provoca hacer una dieta de purificación de zumos, de comida vegetariana, vegana, o incluso dejar el cafe, el alcohol, el azúcar, y otras comidas que ya nos nos sientan bien. Es un momento de vida en el cual estamos cerrando puertas para abrir otras.
  2. Fase de construcción: Etapa en la cual nos sentimos que nuestra fuerza incrementa naturalmente. Nos provoca hacer mas ejercicio, ganar músculo y sentimos más energía. Corresponde normalmente a un momento en la vida en el cual nos sentimos grandes, expansivas, y con hambre de crecimiento. En esta etapa nos atraen comidas más densas como nueces, carnes, aceites, etc. Nuestro apetito aumenta y nuestra capacidad de comer es mayor, sin necesariamente subir de peso.
  3. Fase de mantenimiento: Etapa en la que estamos en piloto automático. Nada nos mueve ni nos cambia mucho. Estamos atentos a nuestras vidas, al trabajo, a nuestras responsabilidades de tal forma que la comida deja de tener tanta importancia. No hay nada que resolver en términos de salud y nos sentimos bien. Muchas veces no apreciamos esta etapa porque nos parece sosa, sin embargo es un buen momento para darnos cuenta que debemos relajarnos en nuestro ritmo, poner atención a las cosas que valen la pena y no preocuparnos mucho.
  4. Fase emocional: Etapa en la cual nuestras emociones dirigen todo: qué comemos, cuánto comemos, cómo comemos, y no hay manera de evitarlo. No importa cuánto intentemos convencernos de lo contrario, en esta fase nuestras emociones van a dirigir nuestras decisiones. En vez de pelearlas es necesario aceptarlas y entenderlas. Hay que mirar de dónde vienen y porqué. El apetito emocional no es algo que tenemos que eliminar, es algo que debemos entender.
  5. Fase de celebración: Es el momento de disfrutar de la vida y saborearlo todo. Queremos experimentar y probar cosas nuevas. Tenemos que apreciar este momento y no castigarnos por él. Sin miedos, hay que saber que podemos disfrutar de la comida y de la vida. Aquí se trata de confiar en nuestro cuerpo y en su capacidad de disfrutar.
  6. Fase de curación: Etapa en la que nos sentimos seducidos a seguir una dieta medicinal de curación y comer alimentos específicos que nos sanen y hagan sentirnos mejor. Es un momento en el que tomamos suplementos, hierbas, y plantas medicinales y así ponemos a la salud por encima del sabor.
  7. Fase en la que todo va: Momento en el cual todas las reglas se ponen de cabeza y hasta la naturaleza parece estar rompiendo sus propias reglas. Podemos tener antojos muy extraños o incluso comenzar con un vicio que nunca nos pareció atractivo. Nada tiene mucho sentido, y está bien: sólo hay que dejarla pasar.

Intentamos tener el control para que nada se nos vaya de las manos, para que las cosas se queden estáticas pero realmente es la naturaleza de la vida estar en constante movimiento y estado de cambio.

final imp (33 de 71)

Fotos : Cass Federy

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Que no te coma el ruido. Cómetelo en silencio.

NYC will eat you if you let it! –Todos los que vivimos en ciudades grandes estamos acostumbrados a trabajar, dormir, caminar, comer… vivir con ruido, al punto que ya ni nos damos cuenta que el ruido esta ahí. El ambiente urbano es un constante asalto a nuestra atención y todo compite por ella pero nada acaba captándola del todo.

WILL EAT YOUNos hemos acostumbrado al ruido de los coches, de las motos, de las maquinas, de la gente, de las conversaciones, de la publicidad y y más que nada nos hemos acostumbrado al ruido de la neurosis colectiva de las mentes que se contagian entre sí cada día.

El ruido nos ha ido volviendo cada vez más insensibles al mundo y a nosotros mismos. Hemos ido desarrollando una piel gruesa que ya no deja pasar nada; ya no vemos nada, no sentimos nada y no detectamos nada.. nos hemos vuelto medio zombies.

Estamos viviendo un momento en la historia en el que la información es muy barata y a consecuencia de esto nuestra atención se ha vuelto cara, como bien dice Jason Silva.

FullSizeRender-383Atontados por el ruido,hacemos sin hacer, comemos sin comer y vivimos sin vivir.

¿Pero cómo vivir realmente tranquilos y en paz en un mundo que constantemente nos inunda el cuerpo y la mente con información innecesaria?

¿Cómo volver nuestra atención sagrada nuevamente? ¿Cómo dirigirla?

La única manera de enfocar nuestra atención es  invitándola a un ambiente en el cual se puedan relajar los sentidos, para luego enfocar. Somos nosotros los que tenemos que crear ese ambiente óptimo y de alguna manera “curar” nuestra vida para que nuestro ambiente externo afecte de manera positiva a nuestro ambiente interno.

El entorno ideal para la atención consciente es el silencio.

Les propongo comer solos y en silencio. Es decir, aprovechar el acto de comer como una oportunidad para estar en silencio cara a cara con su plato y con ustedes mismos.

FullSizeRender-387El acto de comer en realidad es algo muy íntimo: para muchos comer es la manera de procesar emociones (tristeza, rabia, angustia, o ansiedad) que de otra manera no sabríamos como manejar. La comida tiene el poder de entrar en nosotros para calmarnos y consolarnos. Por otro lado, muchos también temen comer solos; se sienten incómodos y prefieren comer rápido o distraerse con el móvil  para que se pase rápida la experiencia de comer y no sentirla.  Hoy por ejemplo me fui a comer sola y en silencio a la terraza del Soho House de Nueva York y me di cuenta que nadie alrededor mío estaba comiendo solo. Todo el mundo comía hablando de Fashion Week, negociando (es un buen spot para almuerzos de negocios), chismeando, mirando el móvil, hablando de ésta o de él… etc.

Aprovechemos el silencio a la hora de comer para conversar cara a cara con nosotros mismos

Comer en silencio te hace ver las cosas con más claridad; todo se resalta, se vuelve mas nítido, se satura, los sabores se intensifican, y tu voz interior comienza a hablar, y si tienes suerte la comienzas a escuchar.

FullSizeRender-390El silencio crea más espacio interno para estar mas cómodos y contentos con nosotros mismos. El silencio te da la sensación que te expandes y que tu consciencia crece, porque estas contigo.

Les propongo comer en silencio al menos una vez a la semana para así darnos cuenta que podemos transformar lo ordinario en extraordinario.

La paz, la luz, el amor y la claridad se encuentran en el silencio. Hay que buscarlo y expandirnos en él.

FullSizeRender-391

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Un snack de KI para el camino

Este último mes me he estado moviendo mucho y con decir esto refiero a que he estado en muchos medios de transporte, mucho tiempo, muchas veces.  Acabo de recorrer 10 horas de Barcelona a Bogotá y después de 30 horas de escala, estoy en otro avión y me esperan 3 horas más hasta llegar a Lima, mi destino por una semana… para después llegar a mi destino final: mi casita en Brooklyn.

FullSizeRender-351Este verano en Europa he estado en trenes, aviones, metros, taxis, motos, coches, buses ferris y botes. Muchos momentitos en el espacio intermedio entre un lugar y otro; entre una meta y la otra.FullSizeRender (6)

FullSizeRender-346Toco este tema porque creo todos pasamos muchas horas de nuestra vida en un medio de transporte, y por lo general las desperdiciamos: pasamos mucho tiempo en el coche, en el transporte público, o algunos hasta en un avión. Y la verdad es que estar en uno de estos puede llegar a ser uno de las cosas más estresantes si lo único que queremos es llegar. Nos pasamos el tiempo mirando el reloj viendo cuánto tiempo falta para llegar, angustiándonos porque queremos llegar más rápido o porque ya vamos tarde, y pensando en todo lo que tenemos que hacer al llegar.

FullSizeRender (4)Desperdiciamos y arruinamos la maravillosa oportunidad de estar sentados quietos y presentes con nosotros mismos en este tiempo intermedio entre un lugar y otro. Aturdimos el momento con una guerra de pensamientos y angustias sobre el futuro y lo que podría pasar una vez que salgamos del coche/bus/metro/avión.

En Barcelona fui a un taller en el cual hicimos mucha meditación y nos enfocamos mayormente en mandar nuestra energía, pensamientos y respiración hacia la zona del HARA. El HARA, un término creado por maestros Zen de origen Chino-Japonés, es un centro energético en nuestro cuerpo ubicado aproximadamente 5 centímetros debajo del ombligo, en el bajo vientre. Es el lugar donde se encuentra el Ki, que en japonés significa: corazón, aliento, soplo— y se refiere a la energía vital: la energía que emana de la fuente universal de la vida a todo lo que existe. Es en el HARA donde se encuentra esta energía vital y por lo tanto sirve como un CENTRO que nos da fuerza, estabilidad y equilibrio. El lugar donde está ubicado el HARA corresponde con el punto físico de equilibrio del cuerpo, por lo que es nuestro centro de gravedad. Se dice que cuando un hombre posee HARA, no es fácil que se tambalee, esta ahí muy presente, es menos fatigable, dispone de calma, y se le desaparece la agitación y los ligeros cambios de humor. En el cuerpo se produce una reconciliación en el HARA: es el lugar donde la paz interior y la fuerza se concentran en este centro vital que es nuestra fuente de seguridad.

FullSizeRender-352Cuando me enfoco en esta zona del HARA, mi cabeza de pronto deja de pensar en querer llegar y puedo aprovechar este tiempo intermedio en el que estoy sentada para estar conmigo misma, para centrarme y para refugiarme en mi vientre bajo, mandando toda mi atención a este centro de poder, tranquilidad y estabilidad. Puedo decir que  mi vuelo de Barcelona a Bogotá fue una experiencia muy meditativa, hasta cósmica gracias a que practiqué esta técnica.

Les propongo hacerlo ustedes también!

Siéntate derecho, cierra los ojos, siente tu respiración, quédate quieto y manda tu atención y respiración hacia el punto entre tu ombligo y el pubis, hacia el HARA. Este es tu lugar de energía, estabilidad, fuerza y poder.

Acuérdate de en lo posible respirar lento y profundamente, por la nariz ya que el KI o energía vital se absorbe mediante la respiración. 

Debemos intentar que el tiempo que pasamos en un medio de transporte sea un momento meditativo, de introspección, de relajamiento y de conexión con algo más profundo en nosotros mismos. Hay que aprovechar este momento para sentir nuestro HARA y conectar con ese espacio infinito de tranquilidad y goce. Se trata de mandar toda nuestra atención y respiración hacia esta parte del cuerpo y dejarnos derretir ahí. Si viene algún  pensamiento, hay que dejarlo pasar, identificando que es sólo un pensamiento más, y que en este momento no tiene lugar aquí. Hay que dejar de perdernos en la neurosis mental.  Hay que soltar y dejar ir para simplemente estar aquí. 

FullSizeRender-349

Me pongo y le pongo estas gafas a todos para que vean que el mundo se ve más bonito así

Estar en el momento hace que nuestra percepción del tiempo cambie. Es como si el tiempo se elimina y se expande a la misma vez dentro de nosotros mismos. Son estos momentos de quietud, tranquilidad y meditación, los que nos refrescan la mente y nos recalibran todo el cuerpo dándole un descanso a nuestro sistema nervioso, para que podamos hacer y vivir de una manera que nutra nuestra vida.

Porque finalmente nuestra vida esta hecha de momentitos.

Hay que valorar los instantes.

Las pausas.

Es más interesante estar en el recorrido que en la meta.

Hay que saborear los pequeños pasos y las etapas que vivimos para llegar a donde queremos estar.

Hay que disfrutar del camino sin apurarnos pensando en el destino.

 FullSizeRender-353

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Cómo Comes?

CómoComo se trata de cómo comes, no de qué comes porque creo que al final, lo importante no es  lo que vives, sino cómo lo vives. 

2_878

Foto: Javier Falcón

CómoComo se trata de la relación entre el comer y el vivir, ya que la manera cómo comes es un reflejo de cómo vives. Una persona que come apurada, estresada y con ansias, es probablemente una persona que verdaderamente vive rápido, angustiada y ansiosa. Como comes es un reflejo de como vives y viceversa. Mientras que alguien que come poco, pausado, y conscientemente, es probablemente alguien que se toma la vida con calma, poco a poco y saboreando. En mi blog anterior, Peeling In, escribía mucho acerca del  proceso de quitar y dejar atrás las capas antiguas que llevamos cargando  que nos pesan no sólo a nivel físico (kilos de más) sino también a nivel mental y emocional y que tenemos que soltar.

1_033

Foto: Javier Falcón

Este nuevo blog, CómoComo, se trata de vivir, de ser conscientes del cómo vivimos, del cómoactuamos, del cómo nos tratamos y cómo tratamos al resto. Con CómoComo quiero tener una conversación con ustedes no sólo acerca de la comida y la nutrición (aunque también pondré muchos tips y recetas) sino acerca de nuestra relación con nuestro cuerpo y con la vida.

Nuestra manera de ingerir (comer) tiene mucho que ver con cómo comemos, digerimos, y asimilamos los momentos de la vida.

Me interesan las conexiones, y creo que  vivir es un arte en el cual es importante poder conectar las cosas y darnos cuenta de cómo el detalle mas mínimo nos puede decir mucho acerca de nosotros mismos. Por ejemplo: lo que nos apetece de comer hoy, puede decir mucho de nuestro estado mental/emocional de hoy.

1_062

Foto: Javier Falcón

A eso quiero llegar… que el comer y la nutrición no es sólo un tema físico ya que lo emocional y lo mental están íntimamente conectados con nuestro estomago, nuestra digestión,  nuestro metabolismo, nuestro peso, nuestra piel, y nuestro físico en general.

Este lanzamiento del blog va de la mano con una exploración del color y cómo podemos rescatar nuestro color interno, expresarlo y  hacerlo brillar más en nuestras vidas.

EL COLOR EN NUESTRA VIDA:

Estamos acostumbrados a vivir en caos y sentir emoción a raíz de situaciones caóticas o extraordinarias. Tanto así que acabamos volviéndonos adictos a los momentos emocionantes o caóticos, y relacionamos la estabilidad con el  aburrimiento. En realidad, lo tenemos todo al revés ya que en la estabilidad, en la tranquilidad y en el equilibrio de opuestos se puede encontrar toda la emoción, toda la inspiración para vivir realmente iluminados.

3_1185

Foto: Javier Falcón

Hay que encontrar la emoción dentro de la estabilidad.

*3_1235

No vayamos detrás del conflicto para sentir que estamos vivos. Pongamos los pies en la tierra, sintámonos bien y dentro de ese equilibrio, intentemos recoger nuestro color; nuestros matices con los cuales pintaremos al mundo.

La clave esta en realmente buscar en los espacios del día; en cada momento ver cómo podemos elevarnos y de qué manera podemos transformar nuestras experiencias cotidianas en momentos extraordinarios. El verdadero éxito viene cuando uno puede volver los momentos normales de nuestros días, en momentos especiales, que nos hagan emocionarnos por el simple hecho de estar aquí y estar vivos.

Es como si cuando nacemos nos regalaran un libro en blanco y negro como esos que te dan en el colegio para colorear, y cada día con cada pensamiento, con cada gesto, con cada movimiento, con cada conversación, con cada acto, cada no-acto, vamos coloreando el cuaderno. Y así poco a poco le vamos agregando color a nuestras vidas cotidianas, a la rutina, a lo que hemos llegado a considerar aburrido y pesado.

No todos se pueden ir de viaje y estar entre los colores turquesas del mar, o no todos tienen la suerte de irse a la punta de una montaña y empaparse del verde y los naranjas de un atardecer. Y es que al final eso no importa, porque el verdadero color lo puedes encontrar adentro tuyo; en tu rutina y vida normal.

El color está en la vida misma: en el estar vivo, pero nos confundimos pensando que está afuera.

Los colores internos son los que realmente van a colorear tus días y no el maquillaje que te pongas, o la ropa que lleves, aunque claro.. eso ayuda a veces! Pero hay que tener claro que el color de afuera, el color del mundo, el color de los carteles de las uñas de colores y de los postres bonitos son sólo el reflejo de un color más importante : el que puedes llegar a encontrar en ti.

3_1142

Foto: Javier Falcón

 Los colores de afuera son un recordatorio de nuestros colores de adentro. El mundo físico externo, es el reflejo del mundo interior que podemos tener, y este ultimo, puede tener tonos aun mas brillantes.

Hay que recuperar y recoger los colores que llevamos dentro. Es nuestro derecho de nacimiento y el regalo que nos da la vida. Hay que recuperar los colores que se perdieron en el camino y los que inconscientemente tiramos de lado. Y hay que crear nuevos colores también.

Y aquí les dejo un video que hice sobre el color!

 

Estamos acostumbrados a pintarnos la cara.

A traer el color de fuera hacia dentro.

Nos llenamos la vida de cosas.

Comemos, bebemos, nos distraemos.

Pensamos que el color esta en la vida de afuera y en la distracción.

Hay que despintarnos la cara, limpiar lo extra. Parar de llenarnos la boca.

Hay que mostrar nuestro lado limpio, simple, autentico.

Limpiemos el lienzo.

Atrevamos a mostrarnos.

A brillar con el color que llevamos dentro.

Porque tu y yo somos el color de los colores.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Hmm hmm

Aclarando gargantas.FullSizeRender-130

Hace unos días me desperté sin poder tragar saliva, me dolía muchísimo la garganta, por causa de según yo, los cambios de clima que han habido en NY. De frío a calor de calor a frío y de nuevo al calor.  Justo coincidió con la mañana que me iba a Queens para comprarme un nuevo instrumento hindú.

Llegué a la casa de mi profesor Mindra, que tenía mi instrumento listo. Comencé a tocarlo por primera vez, y luego me dijo que cantara con él. Le dije, como muestra la foto (capturada de casualidad) que no podía cantar, que me dolía mucho la garganta.

Mindra me dijo: “Sing at the tone that you want; it can be low, but sing. And also, maybe just talk less.”

Sus palabras se me quedaron grabadas. No hables, pero canta. Canta en un tono bajo, pero canta, no te esfuerces tanto, pero canta. Canta a tu ritmo, canta a tu tono. Y no hables tanto. 

FullSizeRender-137Me quedé pensando en lo que me dijo, y cuando volví a casa con mi nuevo instrumento, me hice un remedio que me ayudó con el dolor de garganta.Se lo recomiendo a todos, cantantes, no cantantes, simplemente una buena manera para empezar el día aclarando nuestro instrumento más poderoso: el de la voz y la palabra.  Quería usar ingredientes que no involucraran jengibre (ya que no tenía en ese momento) y tras investigar acerca de remedios caseros, me hice esta poción:

Agua caliente con:

  • sal
  • vinagre de manzana
  • cúrcuma (en polvo)
  • pimienta cayena

GARGARAS! y listo. Garganta nueva.

También le puedes agregar miel al final y te tomas unos sorbitos.

FullSizeRender-131 FullSizeRender-132 FullSizeRender-133 FullSizeRender-134 FullSizeRender-135 FullSizeRender-136En segundo lugar, y según yo, de mayor importancia, me puse a pensar en el mensaje que me estaba transmitiendo mi garganta bloqueada. Estamos acostumbrados a tratar el síntoma pero pocas veces nos enfocamos en ver el causante del síntoma, la raíz, el bloqueo verdadero. Y fue así como comencé a preguntar a mis maestros y a enterarme más del tema.

Aquí les comparto lo que aprendí:

El chakra de la garganta, es un centro muy importante. Es el centro de la expresión, de la creatividad, y de comunicar la verdad: TU Verdad.

“Chakra” significa rueda en sánscrito y se utiliza el término para denominar a los centros energéticos del cuerpo. Estos centros se extienden en forma de remolinos por el campo energético que rodea el cuerpo físico y está compuesto por capas sucesivas de energía que vibran a frecuencias cada vez más elevadas.

El quinto chakra representa la capacidad o la incapacidad de poder y saber expresar nuestros sentimientos y nuestros pensamientos a través de la palabra. Este centro de la garganta, o chakra, tiene que ver con aceptar tu propia originalidad y voz autentica, única, para hablar y transmitir tu verdad.

¿Alguna vez has sentido un nudo en la garganta?

Normalmente después del nudo aparece el llanto, o la emoción que quiere salir. El nudo es simplemente el aviso FÍSICO que el cuerpo nos da cuando una emoción o sensación fuerte quiere ser expresada.

Cuando reprimimos nuestras emociones, pensamientos o ideas, cuando no sabemos elegir las palabras, sentimos el nudo. Algo quiere salir, algo se quiere expresar, pero no nos permitimos hacerlo.El problema de aguantarnos lo que sentimos y a no expresar emociones, resulta en un miedo que bloquea la creatividad.

La garganta nos ayuda a expresarnos no sólo verbalmente, sino que es la puerta para nuestra expresión personal y creativa. Este chakra está asociado con escuchar a nuestra propia intuición, que nos guía a través de un flujo en el que vemos claramente nuestras metas y dónde parece que la vida nos proporciona todo lo que necesitamos, sin tanto esfuerzo por nuestra parte.

Cuando te expresas, el mundo comienza a responderte, y se comienza a manifestar:  las cosas comienzan a fluir, y nos sentimos balanceados, agradecidos, contentos, pudiendo realizar nuestras metas.

Estamos aquí para sacar lo de dentro hacia afuera. Estamos aquí para expresar, compartir, relacionarnos, y juntos con el feedback del resto, encontrar maneras de elevarnos, retarnos, y crecer. Cuando este flujo de intercambio de emociones, ideas, música y baile se interrumpe, comienzan los dolores, los fastidios, y los problemas. El chakra de la garganta también tiene que ver con saber escuchar y recibir. Ayudar al otro a tener la experiencia de ser realmente escuchado, es una de las cosas más valiosas que podemos hacer, y sin embargo cada vez perdemos más esta habilidad.

La verdadera tranca para la garganta es LA DUDA y el miedo. El miedo a ser vistos tal y como somos, el miedo a ser escuchados, el miedo a compartir, y compartirNOS.

Tantos politicos, congresistas, y figuras públicas que hablan por hablar. Con esto sólo envenenamos a la gente.

La palabra tiene que ser consciente, expresar lo que se cree, sí, pero a favor de la verdad; no hablar desde el ego, y mucho menos desde el resentimiento. Solucionar nuestros propios problemas, traumas, y demás cosas irresueltas antes de hablar simplemente en reacción. Basta de chismes, basta de mentiras, basta de intoxicar al mundo.  Pensar antes de actuar, ser consciente con la palabra. Hablar desde la verdad, expresar algo que vaya a favor de la expresión creativa, elevada.

El significado sánscrito de Vishuddha es “purificación”; o sea, la purificación lograda con el trabajo en uno mismo, que ha generado ideas dignas de ser expresadas.

EL CHAKRA DE LA GARGANTA, cuando está sano, lleva a la inspiración, auto expresión, creatividad, y búsqueda de la verdad.

Expresémonos.

FullSizeRender-139Meditando en azul:

  • Siéntate en una posición cómoda.
  • Cierra los ojos
  • Imagínate que todo tu cuerpo esta vacío. 
  • Imagínate que tu cuerpo esta vacío, como el de una concha.
  • Imagínate un túnel vacío lleno de aire, ese aire es de color azul.
  • Quédate ahí y respira, siente que el aire viene de arriba, llena todo tu cuerpo, y sale por la garganta
  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Qué tal si aligeramos?

El 98% de las mujeres que hacen dietas, recuperan el peso al cabo de un año. Muchas nos pasamos los días, meses, y hasta años con esta fijación de tener que bajar de peso. Pero ¿realmente es que queremos adelgazar o  es el sentimiento de ligereza lo que buscamos? FullSizeRender-112

Pensamos que una vez que adelgacemos, nos sentiremos felices, contentas, y livianas.   Hoy les propongo algo: ¿Qué tal si en vez de enfocarnos en bajar de peso, nos enfocamos en ESTAR más ligeras, y quizás a consecuencia de eso adelgazamos?

Cuando conectamos con la parte adentro nuestra que es ligera, libre, maleable y flexible, naturalmente nos comenzamos a sentir más livianas y es a RAÍZ de esto, que el cuerpo se comienza a adelgazar, no al revés. Así mismo, cuando nos sentimos pesados, abrumados, y bajoneados, adoptaremos un estilo de vida que empeorará esa misma condición de pesadez, y entonces comeremos más y engordaremos.

El cuerpo sigue a la mente, o mejor dicho, el cuerpo acompaña a la mente y apoya las afirmaciones de ésta.

ADELGAZAR comienza con sentirse y pensarse ligero, libre, ágil con la vida de uno mismo. La ligereza no aparece sola, se encuentra cuando uno esta dispuesto a abrirse y entrar en la vida misma y afrontar las circunstancias del presente (buenas o malas)  desde un lugar más elevado con perspectiva.  ADELGAZAR comienza con abrirse uno a la fluidez de la vida de manera que no eres el impedimento de tu propia felicidad. Ser ligero implica ir con la corriente de tu vida, no ser la roca que para el río.

No es por gusto que nos encanten tanto las siluetas delgadas de las modelos y que las veamos como un estándar de belleza ya que inconscientemente  lo que nos atrae de ellas es la sensación de ligereza que representan.  No hay que confundirlo, ya que esto no significa que necesariamente tengamos que lucir un cuerpo delgadísimo porque la verdad es que uno se puede sentir ligero con el cuerpo que sea.

Cuando uno se levanta en una parada de manos, o se para de cabeza, o incluso en PINCHA MAYURASANA, es como en la vida, uno tiene que conectar con su propia ligereza interna. Si tienes pensamientos densos del pasado, o miedos al futuro de lo que pueda pasar (como caerte), nunca te podrás levantar y hacer estas poses. El único requisito para poder hacer estas inversiones es estar presente, y solo tener una cosa en mente: levantarte. No es cuestión de pesar poco  físicamente, ni ser muy bueno. Lo que sí es necesario es sentir que no pesas, y eso sólo lo consigues cuando sientes que puedes, que no hay nada del pasado que te pesa, y no hay nada que temerle al futuro. Sólo estas ahi, y en tu mente sólo está el objetivo de levantarte.

FullSizeRender-116Si la mente te pesa, tu cuerpo te pesa. La relación es directa: si la mente está ligera, tu cuerpo está ligero y te puedes levantar en poses que nunca hubieras podido imaginarte que podrías hacer, o mejor aun, hacer cosas que te cambiarían la vida.

Hoy les propongo algo: qué tal si en vez de intentar UNA y OTRA vez querer adelgazar, de restringirnos, y martirizarnos, ¿por qué no practicamos UNA Y OTRA VEZ poner nuestra mente en un espacio de ligereza? ¿Por qué no nos enfocamos en pensamientos que nos eleven más alto?

Para poder subir a la pose de Pincha MAYURASANA, uno tiene que tener  una cosa en la mente: LEVANTARSE. NO hay nada más en tu cabeza, ya que si otros pensamientos entran, te caes. Necesitas un tipo de concentración que va incluso más allá de la mente: es cuando todo tu ser sólo quiere una cosa y se une tu cuerpo y mente para apoyarte y levantarte.

FullSizeRender-121Yo creo que así debemos vivir: pensando, y recordándonos cada segundo, de levantarnos. No de torturarnos con dietas, no de recordarnos de agredirnos… sino, mas bien, pensar hacia ARRIBA: en maneras de como podrías estar mas ligero, ahora mismo, en tu vida.

¿Qué pensamientos te hacen sentir pesado? Qué tienes que cambiar en tu vida para sentir que te puedes elevar? Qué tienes que soltar? Qué cosas ya no van?

FullSizeRender-124No hay tanto tiempo.. Tenemos esta vida, esta única vida para lograr todo lo que queremos lograr, pero más importante que nada, para sentirnos realmente elevados. Piensa en cómo puedes conectar a esa parte adentro tuya que te hace sentir más libre y ligera. Comienza hoy.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest