Archivos de la categoría mindfulness

Con el corazón más alto que todo

Hoy es un blog post muy especial de despedida. Cumplo un año de haber estado escribiendo para este espacio en La Curva de la Felicidad. Es un final de algo y el inicio de otro. Digo inicio, porque espero que de ahora en adelante me sigan en mi blog CómoComo.

FullSizeRender-520Quiero aprovechar esta última entrada para realmente compartir con ustedes mi enfoque hacia la salud y el bienestar, que es el mismo de CómoComo: no importa necesariamente qué vives, pero lo importante es cómo lo vives. No importa necesariamente lo que comes, sino cómo lo comes; no importa necesariamente con quién estas, pero sí importa cómo estas con esa persona, no importa lo que te hagan, sino cómo respondes a ello. Podemos vivir lo mismo, pero tener una experiencia muy distinta dependiendo de cómo está nuestra mente para recibir lo que estamos viviendo. Creo que la mejor manera de recibir la vida, los lugares, las personas y las situaciones en general, es manteniendo el corazón más alto que la cabeza. Es decir, vivir desde el corazón y dejar que el amor incondicional (primero hacia nosotros mismo) sea más fuerte que nuestros pensamientos. Hay que anclarnos y enraízarnos en el amor propio para ser amor y luego poder dar más amor al resto. 

FullSizeRender-517Date tú, quiérete tú, encuentra refugio en tu corazón sin esperar que el otro te dé el suyo. Crea tanto espacio adentro tuyo para quererte, que el querer al otro sucede naturalmente y sin tener que pedir nada a cambio. Nos equivocamos al pensar (y siempre acaba mal) cuando necesitamos que el otro nos dé lo que nosotros mismos no nos podemos dar.

Hay un dicho muy famoso que dice: “Levanta la cabeza princesa que se te cae la corona.”  Pero creo que antes de levantar la cabeza, hay que levantar el corazón para que éste pueda levantar la cabeza derecha y en su sitio; en su sitio de tranquilidad, paz y claridad para que nuestros pensamientos, acciones y palabras salgan de un lugar de amor. Vivir pensando que no queremos que se nos caiga la corona es vivir desde el ego; del ego que tiene miedo a perder su lugar.

Estamos acostumbrados a usar la cabeza demasiado para todo, a tal punto que nos hemos vuelto víctimas de nuestros pensamientos y nuestro estado emocional se agarra de la cabeza que gira, da saltos y que lamentablemente muchas veces simplemente cae de cabeza.FullSizeRender-518Por un momento les propongo dejar de lado a la cabeza neurótica que nos lleva de un lado a otro, de una duda a la otra y de un miedo al otro. Por un momento les propongo dejarla descansar y en vez levantar el pecho, para que el corazón nos guíe.

En el yoga existe la postura del pez o “Matsyasana”, que es muy fácil de hacer y los invito a todos a echarse en el suelo y probarla (demostración de la postura en las fotos abajo). El simple hecho de plantar la cabeza en el suelo y levantar el pecho, crea una forma externa que informa a la memoria emocional interna acerca de cómo deberíamos vivir y mirar el mundo: abriendo nuestro corazón.

FullSizeRender-522FullSizeRender-516 Matsyasana es una postura que induce a una actitud de conexión y apertura hacia la vida (“abre le corazón”) ya que en el plano espiritual, estimula principalmente el anahatan chakra o chakra del corazón ubicado en el centro del pecho. Esta postura además crea un efecto tranquilizante sobre el sistema nervioso.

Muchos maestros espirituales también dicen que nuestras manos son la extensión del corazón y son las que realmente hacen en nuestra vida. Hay que ser conscientes de cómo hacemos en esta vida, cómo tocamos, cómo palpamos y cómo manipulamos lo que la vida nos pone en frente.

FullSizeRender-514

Y con esto me despido de ustedes en este espacio y los espero en mi blog comocomo.pe/es (versión en castellano). Hasta pronto!

FullSizeRender-504

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Adaptar, camuflar, cambiar, evolucionar

En el post anterior les hable sobre los hongos adaptógenos que nos ayudan a adaptarnos a los cambios externos, pero creo que también es importante volvernos conscientes de adaptarnos a los cambios internos; a ejercitar nuestro temperamento para poder ser emocionalmente ágiles y flexibles.

final imp (23 de 71)

Estos días he tenido muy presente el tema del cambio ya que el viajar requiere de un gran poder adaptógeno. Por un lado están los cambios externos como la comida, las personas y el clima y por otro lado están los cambios internos que suceden independientemente a los cambios externos.

El cambio es lo más natural de nuestra naturaleza ya que somos seres emocionales y las emociones son fluidas y cambiantes. Es por esto que hay que crear espacio interior para permitir que las emociones se muevan: entren, salgan y se transformen adentro nuestro. Hay que sentirlas para luego soltarlas y darle espacio a lo siguiente, porque de lo contrario si nos quedamos aferrados a una sola manera de pensar o de sentir, perdemos nuestra habilidad de vivir cada momento con placer, espontaneidad y gracia. 

final imp (46 de 71)

No hay nada más liberador que saber que no estamos fijados a ninguna idea estática de nosotros mismos, sino que tenemos la flexibilidad interior para re-evaluar, re-dirigir, re-plantear y re-inventarnos siempre y a cada momento. Y no me refiero a re-invenciones extremas, ni a cambios radicales sino a aquellos cambios sutiles que podemos lograr en el día a día cuando por ejemplo,  nos sentimos enfadados o resentidos por algo que ha sucedido y sustituimos esos sentimientos por sus opuestos: la alegría y la gratitud. ¿Cómo? Hay que primero aceptar la reacción o emoción que se ha generado en nosotros mismos, soltarla y luego pensar lo opuesto. La flexibilidad adaptógena emocional es como un músculo que hay que ejercitar y practicar para que poco a poco se haga fuerte y se convierta en un hábito.

final imp (35 de 71)La evolución personal está muy relacionada a la flexibilidad de nuestro temperamento; en poder cambiar de un estado de ánimo a otro con facilidad sin quedarnos estancados o atrapados en ningún estado emocional en particular. Los niños son muy sabios y emocionalmente saludables en este sentido: pasan del llanto a la risa en un instante y no guardan resentimientos contra nadie ni nada; tienen una capacidad increíble para olvidar y volver al juego.

final imp (43 de 71)En la naturaleza pasa igual: nada es estático. Las plantas crecen, la hojas se caen y luego vuelven a florecer, las mareas suben y bajan, la luna se llena y desaparece, el viento sopla y las estaciones varían. Si pudiéramos fijarnos un poco más en la naturaleza cambiante del mundo natural, entenderíamos mejor nuestra propia naturaleza cambiante. Y así como nuestro temperamento, el cuerpo también pasa por cambios o mejor dicho atraviesa distintas etapas en relación a la comida. Hay que identificar y reconocer los ritmos de nuestro cuerpo-mente para apoyarnos a estar sanos y equilibrados.

final imp (42 de 71)

A continuación he definido siete etapas alimenticias:

  1. Fase de purificación: Etapa en la cual sentimos un instinto natural a deshacernos de lo extra, de lo que nos pesa. Hay unas ganas de limpiar y de renovarnos internamente. Normalmente nos provoca hacer una dieta de purificación de zumos, de comida vegetariana, vegana, o incluso dejar el cafe, el alcohol, el azúcar, y otras comidas que ya nos nos sientan bien. Es un momento de vida en el cual estamos cerrando puertas para abrir otras.
  2. Fase de construcción: Etapa en la cual nos sentimos que nuestra fuerza incrementa naturalmente. Nos provoca hacer mas ejercicio, ganar músculo y sentimos más energía. Corresponde normalmente a un momento en la vida en el cual nos sentimos grandes, expansivas, y con hambre de crecimiento. En esta etapa nos atraen comidas más densas como nueces, carnes, aceites, etc. Nuestro apetito aumenta y nuestra capacidad de comer es mayor, sin necesariamente subir de peso.
  3. Fase de mantenimiento: Etapa en la que estamos en piloto automático. Nada nos mueve ni nos cambia mucho. Estamos atentos a nuestras vidas, al trabajo, a nuestras responsabilidades de tal forma que la comida deja de tener tanta importancia. No hay nada que resolver en términos de salud y nos sentimos bien. Muchas veces no apreciamos esta etapa porque nos parece sosa, sin embargo es un buen momento para darnos cuenta que debemos relajarnos en nuestro ritmo, poner atención a las cosas que valen la pena y no preocuparnos mucho.
  4. Fase emocional: Etapa en la cual nuestras emociones dirigen todo: qué comemos, cuánto comemos, cómo comemos, y no hay manera de evitarlo. No importa cuánto intentemos convencernos de lo contrario, en esta fase nuestras emociones van a dirigir nuestras decisiones. En vez de pelearlas es necesario aceptarlas y entenderlas. Hay que mirar de dónde vienen y porqué. El apetito emocional no es algo que tenemos que eliminar, es algo que debemos entender.
  5. Fase de celebración: Es el momento de disfrutar de la vida y saborearlo todo. Queremos experimentar y probar cosas nuevas. Tenemos que apreciar este momento y no castigarnos por él. Sin miedos, hay que saber que podemos disfrutar de la comida y de la vida. Aquí se trata de confiar en nuestro cuerpo y en su capacidad de disfrutar.
  6. Fase de curación: Etapa en la que nos sentimos seducidos a seguir una dieta medicinal de curación y comer alimentos específicos que nos sanen y hagan sentirnos mejor. Es un momento en el que tomamos suplementos, hierbas, y plantas medicinales y así ponemos a la salud por encima del sabor.
  7. Fase en la que todo va: Momento en el cual todas las reglas se ponen de cabeza y hasta la naturaleza parece estar rompiendo sus propias reglas. Podemos tener antojos muy extraños o incluso comenzar con un vicio que nunca nos pareció atractivo. Nada tiene mucho sentido, y está bien: sólo hay que dejarla pasar.

Intentamos tener el control para que nada se nos vaya de las manos, para que las cosas se queden estáticas pero realmente es la naturaleza de la vida estar en constante movimiento y estado de cambio.

final imp (33 de 71)

Fotos : Cass Federy

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Superfood o súper-tú?

No, yo no. Tú.

Los  superfoodssúper-alimentos que están tan de moda últimamente, son alimentos exóticos dotados con capacidades nutricionales superiores al resto gracias su contenido elevado en antioxidantes, vitaminas, minerales, ácidos grasos y fibra. El cacao y el polen por ejemplo, son considerados uno de los superalimentas más conocidos de todos y son ingredientes esenciales en la receta de Choco-Plátanos que les compartí en el post anterior.IMG_1120-4

Pero miremos este concepto de súper-alimento un poco más de cerca:

Me he dado cuenta que a las personas que les entra el bicho por los superfoods, es como si de pronto les entrara una obsesión y en su cabeza piensan : ¿Será que me tomo la espirulina, la maca, el cacao, el acaí, los goji berries o la chía primero? ¿O todos a la vez? Y así comienza una fijación con querer llenar el cuerpo sólo con alimentos que tengan la máxima potencia nutricional posible para sentirnos “saludables.” Sin embargo, hay que tener cuidado con esto ya que por algo son llamados súper:  muchos son poderosos estimulantes con cantidades concentradas de ciertos compuestos que deben tomarse en cantidades pequeñas y no a diario. Pero la mente nos traiciona a veces y pensamos: si son los mejores alimentos, entonces hemos de tomarlos mucho para estar en las mejores condiciones! Y de pronto pensamos que necesitamos de estos superfoods para tener más aguante, más energía y más vida.

Esto no sólo pasa con superfoods (digamos que los superfoods son la versión mas saludable) pero también sucede con los polvos de proteína que tomamos para estar más fuertes, con las pastillas para adelgazar, con suplementos nutricionales o estimulantes que poco a poco nos van convenciendo que necesitamos de ellos para estar bien. Lo que para unos son los superfoods, para otros son las típicas sustancias estimulantes como el café, el dulce, el alcohol o las drogas. 

IMG_1119-3Lo que quiero decir es que no importa quién seas o qué tan saludable te creas, casi todos tenemos la tendencia a sentir que necesitamos de un elemento externo a nosotros mismos para activarnos, despabilarnos y darnos la energía y el estímulo para vivir. Estamos acostumbrados a prender nuestra energía de una manera artificial que viene de una fuente externa y no de nuestra propia fuente interna; estamos acostumbrados a que nos la den y nos hemos olvidado de encontrarla nosotros mismos. Nos hemos vuelto perezosos y ya no cultivamos nuestra propia energía y alegría; en cierta manera nos hemos olvidado de cómo llegar a ella y nos hemos mal acostumbrado a necesitar de estimulantes para sentirnos despiertos, activados y en nuestro máximo potencial.

Nos hemos acostumbrado a prendernos solo después de la segunda copa, después del postre, o después del cortado de la mañana. Le hemos cedido el poder de nuestra energía vital a todas estas sustancias y poco a poco nos hemos ido disminuyendo pensando que ya no podemos estar completamente estimulados sin ellas. Esto es un grave error porque nos estamos volviendo flojos en nuestra capacidad de encender nuestra propia fuente de energía, nuestra propia alegría, nuestra propia luz y nuestra propia habilidad de estar mas despiertos. 

IMG_1050-2En esta era virtual algo parecido sucede con nuestra atención: se ha vuelto floja y ya no enfocamos el cien por ciento de nuestra atención, ya no damos todo de nosotros mismos cuando estamos con el otro, ya no prestamos todos nuestros oídos a las conversaciones en las que estamos porque estamos divididos entre el mundo virtual del móvil y el mundo real. Es decir, nuestra atención está dispersa, nuestra energía esta dispersa y nosotros mismos estamos dispersos. ¿Por que? A nivel intelectual hay mucha información que nos bombardea cada día y la mente se confunde y a nivel físico tomamos demasiados estimulantes que confunden al cuerpo. 

FullSizeRender-474

Foto : La Sanahoria, Lima Peru

Los estimulantes como el café, el azúcar, el alcohol y las drogas nos dan la ilusión de que nos están dando más energía, más vitalidad y más alegría, pero en realidad lo que hacen es agotar las reservas naturales de éstas en nuestro cuerpo. Piensa cómo te sientes un día de resaca, 5 horas después de un cafe, o 2 horas después de comer dulce; en el caso de los tres nuestra energía colapsa. Es decir, estas sustancias nos dan una energía falsa que no dura mucho sólo para después tirarnos al suelo y quitarnos todo. Es un engaño barato que dura poco.IMG_1140-2La verdad es que no necesitamos de tanto superfood, de tanto cacao, de tanto polen, de tanto chocolate, de tanto café, ni de tanto alcohol. Lo que necesitamos de verdad es recuperar y aprender a reconectar con nuestra propia fuente de energía vital. Lo que necesitamos es acordarnos de cómo acceder ese lugar  adentro nuestro que se puede prender sin necesidad de nada ni de nadie. Tenemos que recuperar nuestra habilidad de estar completamente despiertos conscientes y contentos, sin necesitar de nada; es un trabajo personal que requiere de una enorme disposición y curiosidad por conocer la fuerza que vive muy profundo en ti.

IMG_1145Es importante darnos cuenta que hemos nacido sin nada (sin chocolates, ni cafés en la mano) y que nuestro estado natural está diseñado para darnos toda la satisfacción del mundo. Tenemos una consciencia completa y totalmente evolucionada, pero el problema es que con los años nos hemos ido olvidando de ella, y la hemos ido tapando con cosas. Dentro nuestro en la parte más profunda de nuestro ser hay un pozo de energía inagotable que contiene toda la vitalidad que queremos. No la conocemos simplemente porque estamos acostumbrados a estimularnos con elementos externos que nos la agotan.

Hay que recuperar nuestra energía, nuestra alegría, y no darle todo el poder a sustancias estimulantes artificiales. Hay que recuperar nuestra confianza y la seguridad que solos y sin nada, podemos emocionarnos y  prendernos. Hay que dejar la flojera de lado y que apropiarnos de nuestra energía, conservarla y hacerla crecer para que se convierta en más alegría y  ganas de vivir.

IMG_1048-2Para lograr esto creo que es importante eliminar poco a poco las sustancias artificiales que te prenden y en vez probar tu propia fuerza. Prende música, sal a bailar, emociónate por las experiencias que prenden la llama adentro tuyo. Haz una lista de todas las cosas/ personas/ experiencias que te activan y comienza a practicarlas!

Hay un tipo de determinación y fuerza que se requiere al principio para darnos cuenta que podemos vivir nuestro máximo potencial sin la ayuda de ningún estimulante y una vez que lo conseguimos es la sensación de libertad más grande. Es por fin darnos cuenta que eres tú la magia, tú la alegría y tú la llama que ilumina tus días.

Una vez que nos empezamos a deshacer de todas las sustancias que tapan nuestra propia luz, nos daremos cuenta de toda la fuerza interna que tenemos. Pero si nunca las soltamos, entonces no las descubriremos; es así de simple.

En vez de resistir nuestro potencial latente, hay que abrirnos a él y dejar que emerja de ese lugar adentro nuestro que hemos cerrado con llave ya hace mucho tiempo.

En vez de encerrar nuestro ser esencial  para que nadie lo vea, hay que entrar, sacarlo y liberarlo. Está listo para bailar contigo y hace mucho tiempo que te espera.

Un consejo: Un ejercicio que me gusta hacer cuando como algo estimulante como un chocolate o un dulce que me encanta, es que que cuando tomo el primer bocado lo saboreo tanto que luego no tengo que comer nada más porque me imagino cómo la dulzura de ese primer bocado impregna el resto de mi cuerpo y el resto de mi día. Intento llevar la dulzura metafórica del chocolate al resto de experiencias de mi día y permito que el placer se expanda adentro mío.

Ya no es sólo se trata de comer el chocolate; es la experiencia de VIVIR el chocolate.

Pruébalo!

IMG_1054

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Una patada al hígado

Una patada al hígado suena dolorosa y lo es.

Como bien lo explica Vice Magazine en un articulo que leí, el hígado humano es un blanco muy vulnerable que ha sido durante mucho tiempo un arma en el box; básicamente un golpe en el hígado hace que el atleta colapse. No se puede controlar y simplemente se viene abajo.

También nos referimos que algo es una patada al hígado, cuando una comida nos cae muy pesada, es difícil de digerir, y mucho para el hígado tener que procesar. Y es que el hígado procesa y filtra MUCHO.

El hígado es un órgano extremadamente importante no sólo a nivel fisiológico (almacena la sangre, procesa toxinas, almacena energía y ayuda en nuestra inmunidad general), sino que también cumple un rol muy importante a nivel emocional y energético. Si bien es muy poderoso, también es muy vulnerable.

2015_11132015-243En la la Medicina Tradicional China (MCT), el hígado es un órgano esencial que controla el flujo de qi, o energía vital en el cuerpo necesaria no sólo para el movimiento y la digestión, sino también para la fluidez de las emociones (que son también una forma energía). Se le relaciona al hígado específicamente con la emoción de la ira y la rabia, lo que indica que una disfunción en el hígado (o un hígado muy cargado) crea un estancamiento de energía que produce síntomas emocionales como: la frustración, el mal humor, la ansiedad, la rabia, la ira, la depresión, el insomnio, la irritabilidad y síntomas físicos como: dolores de cabeza,espasmos musculares, distensión en el pecho, mareos, sabor amargo en la boca, falta de apetito, diarreas, nauseas, vómitos, labios morados, dolor abdominal, síndrome premenstrual y menstruación irregular. La gravedad de estos síntomas dependen de qué tan bien el hígado es capaz de hacer que la energía y la circulación fluyan equilibradamente por todo el cuerpo.

2015_11132015-86 Desde un punto de vista de nutrición, los alimentos fritos o grasosos, el alcohol, el exceso de cafeína y de lácteos perjudican al hígado, mientras que alimentos beneficiosos para este son: avena, centeno, habas, cúrcuma, anacardos (cashews, nuez de la india, marañón), calabacín, judías verdes, miel, limones, limas y aguacate. Lo que me lleva a mencionar a la cúrcuma del post anterior, que protege el hígado, estimula la desintoxicación y ayuda que mejore el metabolismo de las grasas y asimile mejor los nutrientes . Así que una manera fácil de apoyar al hígado es tomando cúrcuma en té o en la receta de la leche dorada que les compartí en el post anterior.

2015_11132015-24Es importante apoyar al hígado no sólo través de la nutrición, sino también a través de cultivar una relación sana con nuestras emociones, volviéndonos conscientes de nuestros patrones inconscientes y mecanismos de defensa. Todo está relacionado: así como un hígado cargado afecta las emociones, las emociones también pueden cargar al hígado y generar síntomas físicos. Hay que prestar mucha atención a los momentos de rabia, ira y frustración, ya que estas son las emociones que afectan al hígado directamente.

Cuando sentimos rabia o ira por alguna situación o persona que nos hace enfadar, hay que detenernos a explorar la causa real que existe debajo de la ira. Muchas veces lo que hay debajo es tristeza y una parte nuestra que ha sido herida y no sabe de qué otra manera curarse, mas que defenderse y salir a atacar. Realmente no estamos enfadados con el novio que nos engañó o con la amiga que nos hirió, sino mas bien estamos dolidos por dentro y como no le damos atención a ese dolor, entonces no tenemos mejor remedio que acudir al enfado y la venganza. Pero obviamente sabemos que así no se cura nada, especialmente porque la rabia al final es más venenosa para la persona que la siente, que para la que es atacada; es decir, es un arma que nos hiere a nosotros mismos mas que al otro.

2015_11132015-186La rabia también se crea por nuestra inhabilidad de expresar nuestra “verdad” (alguna emoción, opinión, o manera de ver las cosas) en un momento determinado; quizás pasó algo y en ese momento tuvimos el impulso de decir o hacer algo, pero no lo hicimos y no lo expresamos y entonces se nos quedó una emoción guardada que luego se convirtió en una gran frustración porque no pudimos actuar fielmente con nosotros mismos. La no-expresión crea rabia, y se vuelve una carga.

Es importante desenmascarar la rabia y la ira, y explorar el motivo real por el cual estás enfadada/o . A mi se me hace muy difícil a veces llegar a la raíz de lo que me enfada calmada y con la cabeza fría, pero creo que es fundamental hacerlo de esta manera si realmente queremos evolucionar y sanarnos. Creo que para deshacerse de algo, (en este caso deshacerse de la rabia) primero hay que tenerlo, palparlo y cogerlo, para luego poder echarlo.

Consejos para tener un hígado sano:

  1. Permiso y perdón hacia uno mismo: El primer paso es simplemente darte el permiso para sentir la rabia que esta ahí (muchas veces no la queremos sentir y solo la evitamos). El segundo es que en el caso que no hayas podido expresar “tu verdad” en un momento que sentiste que lo debías haber hecho, es fundamental perdonarte por no haber sido capaz de permitirte SER TU.
  2. Identificar que hay debajo de la rabia. ¿Es tristeza por algo que pasó? ¿O es que simplemente no pudiste expresarte de la manera que te hubiera gustado expresarte en ese momento?
  3. Profundiza y preguntare a ti mismo: ¿Cómo me siento con respecto a esta situación que ha causado que me enfade? ¿Qué siento cuando pienso en eso? La palabra clave aquí es cómo: ¿Cómo TE SIENTES? No trates de justificarlo intentando responder un porqué ni lo trates de evaluar mucho, simplemente explora como te sientes y se sincera/o contigo misma. Y si a la primera no hay una respuesta, entonces sigue preguntándotelo hasta que salga algo.
  4. Crea espacio interno .Una vez que haz identificado cómo te sientes con respecto a lo que te generó la rabia, crea espacio para todos esos sentimientos/ emociones/ sensaciones. Acéptalas, y crea espacio adentro tuyo para poder “estar” con la amargura, la tristeza y la frustración.  Mientras más espacio interno creas para lo “negativo” , también estarás creando más espacio para que lo positivo entre y te llene de más luz.
  5. Déjalo ir: Una vez que tienes todos tus motivos, opiniones y emociones en tus manos, déjalas ir: exprésalas, compártelas, o si eso ya no viene al caso, simplemente suéltalas, perdonando y diciéndote a ti mismo: estas son mis emociones, y tengo todo el derecho a sentirlas. El mantra que siempre me ayuda es: repetir en la inhalación DEJO y en la exhalación repito: IR. DEJO IR, y así respirando tranquilamente puedes ir soltando todo aquello que ya no merece estar dentro tuyo.

Hay que ser saludables desde adentro hacia fuera y mantener un hígado sano de rabia. Hay que dejar que entre las luz por las ranuras de las partes rotas imperfectas de nuestro ser.

2015_11132015-263

Fotos: Sandra Arenas

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Antes de desintoxicar el cuerpo, desintoxiquemos la mente

En el post anterior les hable sobre el carbón activado y sus propiedades absorbentes para desintoxicar el cuerpo de las toxinas de la comida procesada y del medio ambiente contaminado en el que vivimos.

final imp (1 de 20)Sin embargo, antes de hablar sobre los químicos y venenos del exterior (comida y medio ambiente) creo que es importante tomar consciencia acerca de las toxinas que contaminan nuestro ambiente interior. Con decir esto me refiero a los pensamientos negativos que circulan nuestra mente a diario como el miedo, la envidia, la culpa, la rabia, la cólera, la ansiedad y la inseguridad. Todos estos son pensamientos tóxicos que nos van deteriorando poco a poco por dentro.

Nos preocupamos por eliminar los lácteos, el azúcar o el gluten, cuando en realidad nuestra prioridad debería ser deshacernos de todos los pensamientos que realmente nos hacen daño y nos vuelven personas cerradas con miedo a abrimos a las posibilidades que nos ofrece la vida cada día.

El perfeccionismo es uno de los peores enemigos de la creatividad y del amor. La obsesión porque las cosas salgan perfectas le quita espacio a la espontaneidad y la creatividad. Querer controlarlo todo y esperar que la vida suceda de manera predecible recta y rígida va totalmente en contra de la naturaleza de las cosas. En la naturaleza todo se mueve en espirales, en curvas, todo cambia, muere y vuelve a renacer. Hay magia porque hay flexibilidad y hay cambio.

La mente es como un mono desobediente el cual tenemos que comenzar a entrenar. Tenemos que enseñarle a no pasarse el día saltando de pensamiento en pensamiento en un laberinto de pensamientos caótico sin fin. Hay que aprender a detectar los pensamientos venenosos que nos infectan la mente, para así eliminarlos.

Hoy les propongo acabar la semana tomando consciencia y reconociendo los hábitos inconscientes de nuestra mente para así detectar los momentos en los cuales nos comenzamos a desviar hacia algún pensamiento tóxico y ambiente destructivo adentro nuestro. Apenas nos demos cuenta, podemos tomar un minuto para detenernos, respirar y simplemente dejar ir el pensamiento. Al soltarlo, podemos reemplazarlo por algún pensamiento positivo de agradecimiento sobre algo en nuestras vidas que este yendo bien. La gratitud tiene un gran poder sanador.

Meditación:

Sentada recta y cómoda, cierra los ojos y respira tranquila por la nariz. En cada inhalación puedes decir DEJO y en cada exhalación puedes decir IR: “DEJO IR”. Y así continúas respirando y repitiendo “DEJO IR” para que cada pensamiento que te venga a la cabeza, lo puedas dejar ir. Y así ojalá puedas dejar ir todo lo que ya no te sirva.

No tenemos que vivir siendo víctimas ni mucho menos presos de nuestros pensamientos. Aprovechemos esta oportunidad para liberarnos este fin de semana!

Les mando un fuerte abrazo desde Brooklyn, NY .

final imp (17 de 20)

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

De lo bueno, ¿MÁS?

Mmmmmmm… que bueno está! Hay más?

Te suena esto? Cuando te sirven un plato exquisito y te entra como una especie de miedo/pánico/ansiedad de que se vaya acabar? Te salen los colmillos y no quieres que nadie se acerque y te quite la delicia que tienes en frente, especialmente si vienes con hambre.

FullSizeRender-448

Es un poco como en la vida: cuando vivimos algo muy muy lindo, hay una especie de miedo y tristeza en el fondo porque sabemos que en algún momento se acabará. Los viajes se acaban, las relaciones se acaban, los momentos mágicos se acaban; todo se acaba. Esa es la naturaleza de las cosas y el ritmo de la vida: las cosas vienen y se van, se llenan y se vacían, suben y bajan. Los opuestos son complementos; sin uno, no existe el otro.

Cuando probamos algo delicioso se nos abren los ojos y lo comemos con pasión y rapidez, deseando que no se acabe y consciente o inconscientemente queriendo pedir más. Pasa especialmente con lo que viene en porciones pequeñas como los taquitos, makis, o platillos. Esto me pasó mucho en Mexico, donde la comida es tan exquisita que no puedes parar de comerla: te sirven algo y quieres algo más, y así uno termina comiéndose todas las tostadas, los  nachos, los tacos, las quesadillas, el mole, el frijol.. y al acabar te quedan las ganas de más.. “¿Puedo ver la carta de postres por favor?” (El picante de por sí también es un estimulo que te excita a comer más).

FullSizeRender-446

FullSizeRender-450 FullSizeRender-452 Esto de querer siempre MÁS de lo bueno, (sin siquiera haber acabado lo que ya tenemos)  me hace pensar acerca de nuestra dificultad para disfrutar y saborear con detenimiento de las cosas que tenemos al frente. Creo que se nos hace difícil permitirnos gozar de verdad del proceso: de estar presentes y abiertos a lo que nos gusta y dejar que realmente penetre y nos vaya llenando poquito a poco, bocado por bocado respirando tranquilos.

Nos apurarnos sólo por tener más: no profundizamos, no saboreamos y no estamos en el momento cuando tenemos lo que más nos encanta al frente. Y así en la vida nos apuramos por tener, más éxito, más belleza, más dinero, más ropa, más zapatos, más viajes, más comida, más amor, más más más.. (no te ha pasado que cuando estas en un lugar de viaje ya estas hablando acerca del próximo viaje que harás en la siguiente vacación?) y al final no disfrutamos de lo que tenemos porque siempre queremos más. En cierto sentido creo que está relacionado con sentir que nada es suficiente, y quizás en un nivel mas profundo, con sentir que nosotros mismos no somos suficiente.

FullSizeRender-453

La manera de cómo comemos es un reflejo de la manera de cómo vivimos y cómo enfrentamos nuestra vida.

No hay que tener miedo de que lo bueno se nos vaya a escapar. 

Ahí esta la trampa: en el miedo. Tenemos miedo a disfrutar de lo que somos y de lo que tenemos. Le tenemos un miedo fuertísimo a estar presentes y a abrirnos a disfrutar de verdad. No nos han enseñado eso; nos han enseñado a siempre querer ser más de lo que somos, a mirar hacia el futuro y pensar en aquello que podríamos ser si tan sólo… bla bla bla.

Nos hemos acostumbrado a siempre evitar gozar PLENAMENTE del presente y a mirar hacia adelante pidiendo más.

Hay que estar atentos al proceso:

El problema comienza cuando no estamos atentos a los proceso de las cosas. Cuando tomamos el primer bocado y no lo saboreamos, no lo masticamos lento, no respiramos profundo y no sentimos cómo ese bocado nos va llenando lentamente el cuerpo. O cuando en la vida no nos damos el tiempo para pausar, prestar atención, gozar y profundizar en los detalles de las cosas; solo seguimos adelante y preguntamos.. hay más?

propuesta1“ No vemos lo que está en nuestro plato; lo que tenemos al frente en la vida..”

Es importante estar en los procesos de las cosas buenas, abrirnos a ellas y recibir todo lo que nos pueden dar. No hay que dejar que éstas pasen desapercibidas, y que sean una cosa MÁS de la cual queremos MÁS.Hay que regocijarnos en lo bueno; aprovecharlo porque nunca se sabe cuando llegará su opuesto.

FullSizeRender-458

Utiliza los momentos deliciosos de la vida como una recarga de batería para que te ayuden a sobrepasar los no tan buenos.

Espero que puedas saborear este post tanto como yo saboree los sabores en México.

FullSizeRender-451

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Cómo afrontar los antojos dulces

Ya va llegando el frío y nos comienzan los caprichos dulces. ¿Pero, a qué se deben estos caprichos realmente?

Desequilibrio nutricional: La mayoría de personas tenemos deficiencia de estos nutrientes: Magnesio, Vitamina C, Vitaminas del complejo B, y Vitamina E. Nuestras malas decisiones alimenticias (sucumbir a los antojos) muchas veces no son nada más que simplemente el cuerpo pidiéndonos nutrientes y a mala suerte nuestra, nuestro estomago no dice ” necesito un poco de magnesio por favor,” sino más bien estas necesidades pasan silenciosas y el cerebro las confunde pidiéndonos azúcar ya que la conoce como la fuente de energía más rápida.  ¿Dónde encontrar nutrientes que sean fáciles de asimilar y absorber por el cuerpo? En las frutas y las verduras crudas, preferiblemente hechas en zumo o extracto. 

Prueba este jugo anti-antojos de remolacha, manzana ,hinojo y jengibre!

Receta para dos:

  • 3 Remolacha
  • 2 Manzana Roja
  • 1 Hinojo mediano
  • 1 dedo de Jengibre

2015_09252015-26El dulce es un sabor básico y se detecta principalmente en las papilas gustativas de la punta de la lengua. Estamos diseñados para que nos guste el dulce, queramos o no. Esto no quiere decir que necesitamos azúcar refinada, ni chocolates, ni helados. Simplemente quiere decir que nuestras papilas gustativas se activan con el dulce y es un sabor necesario, pero podemos optar por opciones más saludables como las verduras dulces (REMOLACHA, zanahoria, hinojo, etc). Hay distintos grados de dulzura y es necesario entrenar a nuestras papilas gustativas a ir por las más sutiles y saludables.

2015_09252015-359

2015_09252015-366

2015_09252015-420

2015_09252015-448

2015_09252015-485

Desequilibrio psico-emocional: La leche materna es dulce. Con sólo decir esto, uno ya se puede dar cuenta que hemos nacido con una inclinación y predisposición para el dulce. Una de nuestras memorias más tempranas que está muy enraizada en nuestro ADN y memoria celular, es que cuando llorábamos de bebés y nos daban leche, automáticamente nos sentíamos mejor;  nos sentíamos protegidos, cuidados, a salvo y con un calor interno que nos daba nuestra madre. Es por esto que es fácil para nosotros confundir el amor con la comida, especialmente con el dulce. Nuestro cerebro registra: comida es amor, punto.. y necesito amor así que dame dulce!2015_09252015-220

HAY QUE SOLUCIONAR!

Hay que re-aprender a ser nuestro propio abrigo y abrazo emocional: para que la atracción al dulce no sea una atracción inconsciente hacia el abrazo de mamá, el amor y el abrigo emocional,  hay que cultivar y enfocarnos mucho en el amor propio y a poder satisfacer nuestras necesidades emocionales con herramientas DISTINTAS a la comida y cultivarlas a diario. Para nuestro cerebro primitivo, la comida es amor, entonces hay que ejercitar nuestra parte del cerebro consciente para crecer el amor de una manera despierta y ágil. Estos antojos por dulce o chocolate también son el reflejo de una vida muy dura, cerrada  con falta de dulzura y suavidad.

2015_09252015-329Incluir dulce natural a lo largo del dia: La transformación estable y duradera para desengancharnos de los azúcares simples se consigue poniendo más énfasis en verduras dulces (remolacha, zanahoria, cebollas, todo tipo de coles,etc) o frutas como la manzana que está en su mejor época en este momento. Cuando hemos estado muy adictos al azúcar en el pasado, al principio los vegetales dulces los encontramos insípidos, pero  poco a poco nuestras papilas gustativas se irán limpiando y le agarraremos el gusto al dulce natural.2015_09252015-401

OJO con las dietas Hiperproteicas (dietas muy YANG): Cuando somos muy estrictos con una dieta hiperproteica de alimentos que producen contracción el cuerpo te pedirá lo contrario: alimentos de cualidad expansiva como los carbohidratos y el azúcar.  Por más que quisieras que tu cuerpo sólo te pida proteína y hojas verdes todos los dias, esa no es la realidad ya que fisiológicamente necesitamos el BALANCE. Si sólo comes proteína durante el día sin incluir granos integrales y verduras dulces, entonces por la noche probablemente tendrás antojos locos de dulce y querrás devorar toda la nevera. 

Balance YIN YANG: En la medicina China se respeta mucho el concepto del yin-yang: el balance de fuerzas opuestas de masculino y femenino y lo aplican incluso a los alimentos. Hay alimentos con esencia YANG (que contraen) como la proteína animal, alimentos salados, alimentos secos, compactos, crujientes, los cuales crean presión en el cuerpo y desequilibran el páncreas (que ya de por si es un órgano compacto muy yang). Estos alimentos (presentes en grandes cantidades en dietas hiperproteicas) generan contracción llevándonos a comer alimentos que nos relajan y nos expanden como helados o productos azucarados, creando antojos de “cremosidad azucarada”.  Es necesario entender el mecanismo de contracción-expansión (yin-yang), para comprender por qué el deseo visceral por estos alimentos y que para paliarlos, debemos primero suprimir el consumo de alimentos extremadamente secos y compactos y transitoriamente tomar alimentos cremosos naturales: cremas de verduras, zumos, batidos y postres naturales cremosos.

2015_09252015-159

2015_09252015-492No intentes eliminar el azúcar de un día para el otro:  Si no tenemos el azúcar estable, nuestro cerebro no funciona bien, perdemos el centro, estamos irritables, tenemos las manos y pies fríos y el páncreas sufre.  Hay que comer de forma regular, todos los días a la misma hora. Nuestra vida moderna tan activa muchas veces puede hacer que nos olvidemos de comer, o que no comamos de manera regular. Pasar muchas horas en el trabajo y sin comer nos llevará directamente a la hipoglicemia, lo que hace que sintamos hambre muy fuerte y en el momento que nos damos cuenta que tenemos que comer, ya es muy tarde y caemos en el error de comer lo primero que encontramos, normalmente algo dulce que nos levanta rápido. Baja de azúcar en la sangre produce antojos y es la manera más fácil de iniciar el desequilibrio que sólo encuentra satisfacción con azúcares simples .

¿Lección? Date un poco de dulce natural a lo largo del día para no caer en los antojos graves de dulce por la tarde/noche!

2015_09252015-162

FOTOS POR SANDRA ARENAS

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Que no te coma el ruido. Cómetelo en silencio.

NYC will eat you if you let it! –Todos los que vivimos en ciudades grandes estamos acostumbrados a trabajar, dormir, caminar, comer… vivir con ruido, al punto que ya ni nos damos cuenta que el ruido esta ahí. El ambiente urbano es un constante asalto a nuestra atención y todo compite por ella pero nada acaba captándola del todo.

WILL EAT YOUNos hemos acostumbrado al ruido de los coches, de las motos, de las maquinas, de la gente, de las conversaciones, de la publicidad y y más que nada nos hemos acostumbrado al ruido de la neurosis colectiva de las mentes que se contagian entre sí cada día.

El ruido nos ha ido volviendo cada vez más insensibles al mundo y a nosotros mismos. Hemos ido desarrollando una piel gruesa que ya no deja pasar nada; ya no vemos nada, no sentimos nada y no detectamos nada.. nos hemos vuelto medio zombies.

Estamos viviendo un momento en la historia en el que la información es muy barata y a consecuencia de esto nuestra atención se ha vuelto cara, como bien dice Jason Silva.

FullSizeRender-383Atontados por el ruido,hacemos sin hacer, comemos sin comer y vivimos sin vivir.

¿Pero cómo vivir realmente tranquilos y en paz en un mundo que constantemente nos inunda el cuerpo y la mente con información innecesaria?

¿Cómo volver nuestra atención sagrada nuevamente? ¿Cómo dirigirla?

La única manera de enfocar nuestra atención es  invitándola a un ambiente en el cual se puedan relajar los sentidos, para luego enfocar. Somos nosotros los que tenemos que crear ese ambiente óptimo y de alguna manera “curar” nuestra vida para que nuestro ambiente externo afecte de manera positiva a nuestro ambiente interno.

El entorno ideal para la atención consciente es el silencio.

Les propongo comer solos y en silencio. Es decir, aprovechar el acto de comer como una oportunidad para estar en silencio cara a cara con su plato y con ustedes mismos.

FullSizeRender-387El acto de comer en realidad es algo muy íntimo: para muchos comer es la manera de procesar emociones (tristeza, rabia, angustia, o ansiedad) que de otra manera no sabríamos como manejar. La comida tiene el poder de entrar en nosotros para calmarnos y consolarnos. Por otro lado, muchos también temen comer solos; se sienten incómodos y prefieren comer rápido o distraerse con el móvil  para que se pase rápida la experiencia de comer y no sentirla.  Hoy por ejemplo me fui a comer sola y en silencio a la terraza del Soho House de Nueva York y me di cuenta que nadie alrededor mío estaba comiendo solo. Todo el mundo comía hablando de Fashion Week, negociando (es un buen spot para almuerzos de negocios), chismeando, mirando el móvil, hablando de ésta o de él… etc.

Aprovechemos el silencio a la hora de comer para conversar cara a cara con nosotros mismos

Comer en silencio te hace ver las cosas con más claridad; todo se resalta, se vuelve mas nítido, se satura, los sabores se intensifican, y tu voz interior comienza a hablar, y si tienes suerte la comienzas a escuchar.

FullSizeRender-390El silencio crea más espacio interno para estar mas cómodos y contentos con nosotros mismos. El silencio te da la sensación que te expandes y que tu consciencia crece, porque estas contigo.

Les propongo comer en silencio al menos una vez a la semana para así darnos cuenta que podemos transformar lo ordinario en extraordinario.

La paz, la luz, el amor y la claridad se encuentran en el silencio. Hay que buscarlo y expandirnos en él.

FullSizeRender-391

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Un snack de KI para el camino

Este último mes me he estado moviendo mucho y con decir esto refiero a que he estado en muchos medios de transporte, mucho tiempo, muchas veces.  Acabo de recorrer 10 horas de Barcelona a Bogotá y después de 30 horas de escala, estoy en otro avión y me esperan 3 horas más hasta llegar a Lima, mi destino por una semana… para después llegar a mi destino final: mi casita en Brooklyn.

FullSizeRender-351Este verano en Europa he estado en trenes, aviones, metros, taxis, motos, coches, buses ferris y botes. Muchos momentitos en el espacio intermedio entre un lugar y otro; entre una meta y la otra.FullSizeRender (6)

FullSizeRender-346Toco este tema porque creo todos pasamos muchas horas de nuestra vida en un medio de transporte, y por lo general las desperdiciamos: pasamos mucho tiempo en el coche, en el transporte público, o algunos hasta en un avión. Y la verdad es que estar en uno de estos puede llegar a ser uno de las cosas más estresantes si lo único que queremos es llegar. Nos pasamos el tiempo mirando el reloj viendo cuánto tiempo falta para llegar, angustiándonos porque queremos llegar más rápido o porque ya vamos tarde, y pensando en todo lo que tenemos que hacer al llegar.

FullSizeRender (4)Desperdiciamos y arruinamos la maravillosa oportunidad de estar sentados quietos y presentes con nosotros mismos en este tiempo intermedio entre un lugar y otro. Aturdimos el momento con una guerra de pensamientos y angustias sobre el futuro y lo que podría pasar una vez que salgamos del coche/bus/metro/avión.

En Barcelona fui a un taller en el cual hicimos mucha meditación y nos enfocamos mayormente en mandar nuestra energía, pensamientos y respiración hacia la zona del HARA. El HARA, un término creado por maestros Zen de origen Chino-Japonés, es un centro energético en nuestro cuerpo ubicado aproximadamente 5 centímetros debajo del ombligo, en el bajo vientre. Es el lugar donde se encuentra el Ki, que en japonés significa: corazón, aliento, soplo— y se refiere a la energía vital: la energía que emana de la fuente universal de la vida a todo lo que existe. Es en el HARA donde se encuentra esta energía vital y por lo tanto sirve como un CENTRO que nos da fuerza, estabilidad y equilibrio. El lugar donde está ubicado el HARA corresponde con el punto físico de equilibrio del cuerpo, por lo que es nuestro centro de gravedad. Se dice que cuando un hombre posee HARA, no es fácil que se tambalee, esta ahí muy presente, es menos fatigable, dispone de calma, y se le desaparece la agitación y los ligeros cambios de humor. En el cuerpo se produce una reconciliación en el HARA: es el lugar donde la paz interior y la fuerza se concentran en este centro vital que es nuestra fuente de seguridad.

FullSizeRender-352Cuando me enfoco en esta zona del HARA, mi cabeza de pronto deja de pensar en querer llegar y puedo aprovechar este tiempo intermedio en el que estoy sentada para estar conmigo misma, para centrarme y para refugiarme en mi vientre bajo, mandando toda mi atención a este centro de poder, tranquilidad y estabilidad. Puedo decir que  mi vuelo de Barcelona a Bogotá fue una experiencia muy meditativa, hasta cósmica gracias a que practiqué esta técnica.

Les propongo hacerlo ustedes también!

Siéntate derecho, cierra los ojos, siente tu respiración, quédate quieto y manda tu atención y respiración hacia el punto entre tu ombligo y el pubis, hacia el HARA. Este es tu lugar de energía, estabilidad, fuerza y poder.

Acuérdate de en lo posible respirar lento y profundamente, por la nariz ya que el KI o energía vital se absorbe mediante la respiración. 

Debemos intentar que el tiempo que pasamos en un medio de transporte sea un momento meditativo, de introspección, de relajamiento y de conexión con algo más profundo en nosotros mismos. Hay que aprovechar este momento para sentir nuestro HARA y conectar con ese espacio infinito de tranquilidad y goce. Se trata de mandar toda nuestra atención y respiración hacia esta parte del cuerpo y dejarnos derretir ahí. Si viene algún  pensamiento, hay que dejarlo pasar, identificando que es sólo un pensamiento más, y que en este momento no tiene lugar aquí. Hay que dejar de perdernos en la neurosis mental.  Hay que soltar y dejar ir para simplemente estar aquí. 

FullSizeRender-349

Me pongo y le pongo estas gafas a todos para que vean que el mundo se ve más bonito así

Estar en el momento hace que nuestra percepción del tiempo cambie. Es como si el tiempo se elimina y se expande a la misma vez dentro de nosotros mismos. Son estos momentos de quietud, tranquilidad y meditación, los que nos refrescan la mente y nos recalibran todo el cuerpo dándole un descanso a nuestro sistema nervioso, para que podamos hacer y vivir de una manera que nutra nuestra vida.

Porque finalmente nuestra vida esta hecha de momentitos.

Hay que valorar los instantes.

Las pausas.

Es más interesante estar en el recorrido que en la meta.

Hay que saborear los pequeños pasos y las etapas que vivimos para llegar a donde queremos estar.

Hay que disfrutar del camino sin apurarnos pensando en el destino.

 FullSizeRender-353

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

El ánimus y demás nutrientes de Ibiza

IBIZA— qué joya de lugar. Hay que ESTAR AHI para vivirla, sentirla y perderse en ella. Es realmente el epicentro de la fiesta y de la música electrónica y donde se reúnen jóvenes  (y no tan jóvenes) de todo el mundo para sentir una sola cosa: la música. Miras a tu alrededor en la pista de baile y ves a todos entregados al DJ para que éste haga su magia y nos haga vivir un poco, sentir un poco, y P E R D E R N O S un poco más.

IMG_7719Después de unos días de haber digerido mi experiencia en Ibiza, me quedo con una cosa muy clara: la música que le gusta a la mayoría de la juventud de hoy es dura, agresiva, y MUY masculina. Con decir masculina, no me refiero al sexo masculino, sino me refiero a la energía fuerte, dura, hacia afuera, agresiva, y repetitiva que se escucha en estos lugares.

Hay algo muy interesante que aprendí cuando estudiaba 5 rhythms (una practica de meditación a través de la danza): en la música, así como en el cuerpo, existe el femenino y el masculino. Jung le llama Eros al aspecto femenino psicológico en nosotros mismos, que es a su vez el Dios mitológico y hijo de Afrodita, la diosa del amor. También le llama al lado femenino del hombre ánima, y animus al lado masculino de la mujer como lados distintos de nuestra personalidad. Lo que Jung dice es que nuestra cultura esta en negación del arquetipo femenino, Eros y que esta negación nos enferma la mente y el espíritu y nos aísla de nosotros mismos, haciéndonos perder nuestra alma. En el día de hoy, estamos acostumbrados a a bailar música masculina y así mismo estamos acostumbrados a operar y vivir de una manera masculina, y rechazamos el femenino: nos enfocamos en la objetividad, en la practicidad, en la eficiencia,  en la efectividad, en la rapidez, en la ejecución, en hacer hacer y no parar, en generar y ser máquinas, y esta energía se ve reflejada en la música dura y fuerte. Por otro lado, hemos  ido perdiendo en estos tiempos el goce de bailar con el corazón y encontrar sensibilidad, suavidad, introspección, y fluidez en la vida; conectando con la dulzura y con el amor: con lo femenino.

IMG_7905La música es lo que la juventud de hoy respira y transpira. Y ¿qué es lo que la mayoría respira en Ibiza? La música electrónica, las drogas, y el alcohol: conseguir la libertad a través del abandono absoluto. La diversión es agresiva: la música te retumba adentro del cuerpo y hace que te quieras mover, pero no porque algo adentro se despierta en tu ser y hace que te quieras mover para expresarlo, no.  Te mueves porque no te queda otra ya que la música es TAN fuerte y TAN demandante, que te zamaquea quieras o no. Y quieras o no, te mueves hacia el olvido, hacia el irte un poco de aquí, hacia escapar de esta realidad, a perderte. Y mira el mundo de hoy, la juventud de hoy.. andamos más perdidos que nunca (a nivel espiritual).  Es así como vivimos y es así como bailamos.

La música es un reflejo de la gente, y la gente es un reflejo de la música que se baila.

Yo creo que la música y el baile son terapias increíbles que te pueden ayudar a deshacerte de tu mente. Cuando bailas, aunque sea por unos segundos, puedes sentir que realmente TE DEJAS IR y hay momentos en los cuales la música se apodera de ti y te llena y te mueve y te hace llegar a partes tuyas de goce que normalmente no podrías alcanzar. La música te da la oportunidad de profundizar en el ESTAR, en penetrar el presente y llenarlo de felicidad, hasta de éxtasis. Mientras bailas hay segundos en los que todo se desaparece porque dejas que la música entre en ti y te enamora a tal punto que el cuerpo no puede hacer otra cosa que moverse y celebrar; celebrar que estás aquí. La mente pasa a un segundo plano y dejas de identificarte con ella. El baile te da un descanso de la autocrítica, del juicio, y te deja relajarte y acceder partes tuyas más profundas de sentido y felicidad.

IMG_7899Pero lo que ves en el panorama de Ibiza son caras tapadas con gafas, bailando completamente perdidas, mirando hacia algo que no existe, hacia algún lugar lejos de aquí, fuera de esta realidad, para escapar allá. Es todo una fantasía, un sueño que no tiene conexión con la realidad y es un escapar de la realidad. No hay magia y no hay belleza; los movimientos son robóticos y repetitivos, hay oscuridad en el ambiente, la gente baila sola aturdida como en estado de trance y la música es tan fuerte y tan dura, que solo te queda sacar movimientos fuertes,cerrar los ojos, y olvidarte que estas aquí.

Crean o no, a mi me parece que la música electrónica es necesaria en el mundo de hoy, ya que es un ritmo que nos ayuda a botar, soltar y descargar energía; nos ayuda como una especie de LIMPIA. Aunque seamos conscientes de ello o no, vamos a la pista de baile para aligerarnos: para soltar y echar para afuera lo que ya no necesitamos. Sin embargo, el exceso de esta música fuerte de catarsis en ambientes llenos de drogas y oscuros, han aniquilado el concepto de lo femenino: de la importancia de la sensibilidad, de hacer que la música entre en ti de una manera sensible, delicada suave y profunda.

IMG_7917Necesitamos recuperar nuestra sensibilidad y usar la música de una manera que entre en nosotros y nos mueva desde adentro hacia afuera. Creo que debemos conectar con nuestro anima, nuestra sensibilidad un poco más, y qué mejor manera que recuperarla que a través de la música y del baile! La música es una avenida directa al corazón, a las emociones, y a la psiquis. El tipo de música que escuchas afecta mucho el tipo de persona que te vuelves. Es por esto que la cultura colectiva necesita de un tipo de música que entre en nosotros y nos guié sutilmente en un viaje de introspección. Que la música llegue y que entre cuidadosamente, y que poco a poco te despierte, despierte tu alma que tiene tanta sed y tanta hambre de goce. Y la respuesta está en entrar en la energía femenina, que es la de la receptividad, la sensibilidad, el entendimiento, la suavidad, la incertidumbre, la introspección, la creatividad, el amor, la dulzura, el cambio.. y esta energía se puede cultivar con escuchar bailar al ritmo de música mas suave y fluida.  Estoy en Florencia y el Renacimiento es exactamente eso: la energía femenina, el color, la inspiración, la belleza y la suavidad. Vivir por la belleza y por la luz.

No digo que Ibiza esté mal y que Florencia esté bien, ni que la música clásica sea buena y la electrónica mala, las dos están bien, y la mezcla de las dos ES lo que crea el balance. Lo importante es darnos cuenta de porqué nos gusta el tipo de música que nos gusta, y qué es lo nos atrae de ella, para así poder detectar en dónde esta nuestra consciencia y nuestro inconsciente en este momento. Al fin y al cabo, el tipo de música que nos atrae y nos mueve es el tipo de vibración que estamos buscando, cultivando y reafirmando en nuestra vida. En el mundo de hoy, la juventud colectiva creo que está en una etapa MASCULINA de CATARSIS: la gente necesita botar soltar, y limpiarse—pero hay que tener cuidado y no perdernos en el descuido y abandono. Hay que acordarnos que así como es divertido moverse agresivamente y botar, debemos ser conscientes de también LLENAR nuestra vida con lo femenino. Hay que vaciarnos y llenarnos al mismo tiempo.

Si sólo escuchamos música electrónica,  entonces lo más probable es que seamos sólo ese tipo de persona,cultivando sólo ese tipo de energía sensación y vibración,  y nos arriesgamos a perder la vulnerabilidad, la sensibilidad y todo lo que nos impulsa a ser belleza, luz, y conexión con uno mismo.

IMG_7887Gracias a Dios que después de unas noches en Ibiza volvimos al bote, a mi práctica de yoga, al mar, y al sentido de las cosas.

IMG_7948

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest